385 Grados
Opinión

La seguridad en Tlaxcala

385 Grados / OPINIÓN / Rafael SALAS / En Tlaxcala, como en todo el país y como en todo el planeta, el tema de seguridad es delicado y pocos realmente se atreven a analizarlo a profundidad. El presidente Andrés Manuel López Obrador está proponiendo un nuevo paradigma para combatir el crimen y al mismo tiempo, permitir que la sociedad viva con bienestar. En Tlaxcala, la Gobernadora Lorena Cuéllar está siguiendo ese ejemplo, y ella ha optado por atender las causas verdaderas que incuban al crimen, pues es un problema que no se puede resolver solo mediante la fuerza y la violencia del estado, sino con una política que propicie mejores oportunidades y mayor calidad de vida para la ciudadanía.

A principios de noviembre, el mandatario López Obrador asumió la presidencia del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas y ahí ofreció un poderoso discurso (aquí el video: https://www.youtube.com/watch?v=PXlfsw4dsr8). En ese Consejo, que es la máxima instancia global para atender los asuntos de la seguridad, nuestro Presidente dejó perplejos a todos cuando adelantó que el Gobierno de México propondría ante la Asamblea General de las Naciones Unidas un Plan Mundial de Fraternidad y Bienestar el cual buscaría construir estabilidad y paz global por medio de la solidaridad con los que menos tienen.

La fórmula para propiciar la seguridad tiene que ver con el combate a la corrupción y la distribución de recursos para que se fortalezca el tejido social, teniendo como premisa, por el bien de todos, primero los pobres. El presidente recordó que la paz es fruto de la justicia, por lo que en el tema de seguridad primero hay que mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos. Recordemos que cuando Felipe Calderón sumió al país en un baño de sangre fue precisamente porque no se puede combatir la violencia con más violencia, eso quedó claro y para el caso de Tlaxcala aplica igual.

La Cuarta Transformación en Tlaxcala también seguirá la política nacional que buscará mayor igualdad, mayor inclusión y mayor apoyo a los que menos tienen como una forma de prevenir la delincuencia. La Gobernadora Lorena Cuéllar tiene claro que esa es la mejor de las estrategias y así lo hará. Los tlaxcaltecas debemos saber que los que no compartan esta visión para el tema de seguridad, se retirarán, pues confiamos en que la Gobernadora implemente mejores condiciones de vida para los habitantes de Tlaxcala y, al mismo tiempo, evite que los jóvenes caigan en las garras del crimen.

Desde luego no estamos hablando de enchiladas verdes. No es lo mismo ver los toros desde las gradas que estando en el ruedo y para el caso de los encargados de la seguridad en nuestro estado aplica muy bien este dicho. Pero algo que no podemos olvidar es que el diseño de una política pública eficaz contra la delincuencia no es asunto sencillo y menos si hay poderes fácticos que operan a través de grupos criminales dispuestos a aplastar todo lo que se les atraviese.

Es por eso que, en el amanecer de este nuevo gobierno caen bien los reajustes y los reacomodos, pues vienen años de grandes transformaciones. Refrendar el voto de confianza en el tema de seguridad hacia las políticas humanistas del Presidente López Obrador y de la Gobernadora Cuéllar Cisneros será lo mejor que podamos hacer, pues ellos estarían atendiendo las causas y no solo las consecuencias de la delincuencia. Esta nueva historia en seguridad se escribirá con nuevos modelos, pues queda claro que los antiguos paradigmas están agotados.

Enhorabuena a Max Hernández por la encomienda que tiene; en los temas de seguridad, los tlaxcaltecas nos aglutinaremos hombro a hombro con la Gobernadora Lorena Cuéllar y con él. No nos vamos a distraer de la verdadera tarea que es alcanzar la transformación de nuestra Tlaxcala.

Related posts

El «guardián» invade competencias

385 Grados

Aquí Xicohténcatl… Despojo de tierras en Buenavista

Redacción 385

El dilema del regreso a clases presenciales en México

Leave a Comment