385 Grados
Opinión

La “crisis” que nunca existió y la pronta respuesta del gobierno estatal

385 Grados / Tlaxcala / OPINIÓN / El Peregrino / El fin de semana pasado, el gobierno que encabeza Lorena Cuéllar Cisneros, vivió una situación grave, al enterarse que su secretario de Seguridad Ciudadana (SSC), Alfredo Álvarez Valenzuela, era requerido por las autoridades federales para enfrentar un mandamiento judicial por el delito de desaparición forzada que data del año 2014.

Un problema sin lugar a dudas fuerte, ya que se encontraba en juego, no el trabajo que se realiza en cuestiones de seguridad, pues este ha sido satisfactorio, sino la credibilidad de un gobierno que tiene una alta aceptación y percepción entre los tlaxcaltecas.

Afortunadamente, el gobierno morenista tomó al toro por los cuernos, pues pronto se tomaron decisiones para ofrecer tranquilidad a la sociedad tlaxcalteca.

En conferencia de prensa, el secretario Sergio González Hernández, anunció por instrucciones de la mandataria estatal, la destitución de Álvarez Valenzuela y en su lugar nombró a Maximino Hernández Pulido, un tlaxcalteca que ha demostrado que en temas de seguridad cuenta con la capacidad y experiencia para llevar con éxito este encargo.

Cabe aclarar que la designación de Alfredo Álvarez fue con base a recomendaciones del gobierno federal, pues el propio presidente de la República, Andrés Manuel López Obrador, manifestó en su conferencia mañanera del pasado 19 de octubre que buscaría un diálogo con los gobernadores para designar a los perfiles más aptos en las áreas de seguridad.

Ese día mencionó: “Esta acción se lleva a cabo para que se tengan personas honestas, integras, e incorruptibles, y que se evite lo que era muy común antes, que la delincuencia tenía el control de las policías en los estados, en los municipios”, detalló.

No se trata de deslindar responsabilidades por esta acción, pero sabemos que siempre hay personajes obscuros que brincan los cercos de seguridad para perpetrar sus fechorías.

Aclarado tal punto, la situación del gobierno del Estado, era comprometedora, por un lado, no podía salir a decir que la contratación no dependió de su administración, pero tampoco podía responsabilizar ni echar culpas al gobierno federal.

Aun así, la gobernadora y su equipo de trabajo demostraron la pronta capacidad de respuesta, ante situaciones adversas.

Este hecho sin lugar a dudas, dejó muchas lecciones al actual gobierno, pero afortunadamente se resolvió y nunca estuvo ni cerca de una crisis, como algunos pseudo analistas afirman.

La crisis tiene sus propias características, y una de ellas y la principal es que amenaza el bienestar físico y psicológico de las personas, además limitan la capacidad de reacción, pues no se pueden anticipar, un ejemplo es la crisis sanitaria que vivimos recientemente por el Covid-19, la cual ha dejado graves secuelas en el mundo.

Pero en esta situación nunca hubo ni siquiera un brote de protestas, levantamientos, asesinatos, ni nada que se le parezca, las cosas se deben tomar en su justa dimensión.

El gobierno lorenista continúa trabajando en beneficio de los tlaxcaltecas, pese a las acciones de algunos resentidos, a los cuales se les terminaron los privilegios, como el de cobrar más de 100 mil pesos mensuales, por escribir a favor del gobierno.

Related posts

El SNTE, el gran ausente en Chihuahua

385 Grados

En las entrañas del normalismo: la reforma de la 4T

385 Grados

¿Simulación, Cinismo o Indiferencia?

Redacción 385

Leave a Comment