385 Grados
Región Norte

Insisten vecinos en poner una barda que impida el paso al albergue para migrantes en Apizaco

385 Grados / Apizaco / Socorro López / Tener que llegar a tu casa antes de las 8 de la noche, no dejar salir a tus hijos a la calle, vivir el robo de un auto, un intento de asalto, acoso callejero, o que rompan el medallón de tu vehículo, pareciera la escena de una película de pandilleros, pero en realidad es lo que dicen vivir a diario los vecinos de la privada Álvaro Obregón de la Colonia Ferrocarrilera (Colfer).

Ese tipo de situaciones, que se agudizaron en los últimos meses, provocó que colocaran una malla ciclónica que impide –parcialmente- el acceso desde la privada, a la casa del migrante La Sagrada Familia, ubicada en Apizaco.

En entrevista con 385 Grados, un grupo de vecinos que prefirieron el anonimato por temor a represalias, aclararon que no son xenofóbicos, como muchos los han catalogado desde que tomaron esa medida, pues han acogido y apoyado a migrantes; sin embargo, también han sufrido delitos.

Los vecinos afirmaron no tener pruebas de que los migrantes hayan cometido todos los ilícitos de los que han sido objeto, incluso el robo del auto pudo no ser así, pues fue encontrado días después en la colonia Girasoles; el intento de robo de una batería lo hicieron sujetos que estaban a bordo de una camioneta.

En el video que muestra cómo rompieron el medallón de otro vehículo se ven a tres jóvenes, aparentemente bien vestidos, cometiendo el ilícito. Sin embargo, el intento de asalto lo hicieron personas con acento centroamericano y que subieron al tren.

https://www.facebook.com/385Grados/videos/493051051440643/

Para los vecinos de la privada, a veces son migrantes que se drogan afuera de sus casas, tienen riñas o delinquen, como la vez que tiraron un poste de luz que pretendían llevarse, pero que no pudieron porque estaban muy drogados y aunque llegó la policía, al final no hicieron nada con el argumento de que a los migrantes son protegidos por los derechos humanos.

Aunque no siempre son migrantes, los vecinos quieren cerrar la privada, pues delincuentes aprovechan que cualquier persona puede ingresar a ese lugar, y simulan que entregarán ayuda para cometer algún delito.

Aunque otra de las molestias es que todas las noches, los migrantes que no son recibidos en el albergue tengan que dormir en la calle, donde a veces tienen relaciones sexuales, pues al siguiente día son encontrados condones usados.

Afirman que a un costado de la iglesia católica que conecta con la casa del migrante, hay un pasillo que podría habilitarse con acceso a la misma, incluso el padre Elías Dávila se comprometió a trabajar en ello en un tiempo de dos meses.

-Acá a fuerza quieren (tener el acceso) porque se mueven intereses en la casa del migrante que no quieren que se vean – dijo uno de ellos.

–       ¿Cómo cuáles? – se les preguntó.

–       Porque llega ayuda, y como entra (la ayuda) también sale, hemos visto cómo sacan despensa, según para apoyar a gente pobre – dijo otro.

–       Luego llegan carros y se llevan los costales de ropa, las llevan a bazares donde la venden – agregó uno más.

Confesaron que desde que iniciaron con la iniciativa de cerrar ese acceso, algunos de ellos han recibido amenazas.

También revelaron que no siempre presentan denuncia penal por los delitos de los que son objeto, pues consideran que “es una pérdida de tiempo”, por eso optaron con colocar una cerca y buscarán poner un muro que impida de plano, el paso al albergue, ubicado en el municipio de Apizaco.

Related posts

Presentan nuevo esquema de recolección de basura bajo proyecto “Por un Apizaco limpio”

Redacción 385

Gobierno transparente en Apizaco, compromiso de Miguel Piedras

Convoca Amaxac a jóvenes de 15 a 17 años a vacunarse contra COVID-19

Ivan Muñoz

4 comments

Leave a Comment