385 Grados
La casa del jabonero

La Casa del Jabonero…Tlaxcala y su percepción sobre seguridad

Hace unos días entré a una entrevista de radio con alumnos de la Universidad del Altiplano, y la pregunta fue a bocajarro.

¿Qué opina de los primeros meses de Marco Antonio Mena y cómo espera que acabe su gobierno?

-Pues yo espero que bien, pues si le va bien a su gobierno, le tiene que ir bien a los tlaxcaltecas, no creo que haya alguien que quiera que le vaya mal.

¿Entonces todo marcha bien?

Bueno, nada es perfecto en la vida, y si bien su gobierno ha privilegiado el trato con la prensa en contraste con quien sucedió en el cargo, y se habla de generación de empleos y llegadas de  nuevas empresas, creo que hay un tema que preocupa a los tlaxcaltecas, y es la seguridad, y es cuestión de percepción pública.

Y muchas preguntas pasaron por mi mente, pero lo cierto es que a cada ciudadano piensa diferente en materia de seguridad pública.

Cuando uno sale de su casa, o su familia va a trabajar o a la escuela, piensa en seguridad para llegar para llegar y regresar con bien a sus hogares.

Confianza en las personas, en los servicios de transporte, de salud, de educación, todos elementos esenciales para sentirnos seguros en nuestra rutina diaria.

Los gobiernos en todos sus niveles deberían  salir a las calles y preguntarle a cada ciudadano cuál es su percepción sobre seguridad en sus calles, casas, hogares o a lugar que vaya, y sobre eso reafirmar o replantear sus estrategias de seguridad.

Y si bien debo aclarar que no todo es responsabilidad del gobierno estatal y federal, también hay gran parte de los ayuntamientos, y de la propia sociedad.

Pero hay datos que deben ocupar a quien despacha en Palacio de Gobierno y en los ayuntamientos, pero sobre a quienes manejan la seguridad pública.

Los datos duros son contundentes y fueron manejados recientemente por el diario Reforma: Los delitos con violencia ocurridos en Tlaxcala hasta el primer trimestre de 2017, incrementaron casi en un cuarenta por ciento en comparación con el mismo periodo de 2016; en el caso del robo en carreteras a transporte de carga, la incidencia se duplicó.

Según estadísticas del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), el robo a camiones de carga fue el que más creció en la modalidad «con violencia», mientras que el robo de vehículos incrementó en la variedad «sin violencia». Marzo registró la mayor escalada de estos delitos.

Entre enero y marzo ocurrieron 274 robos con violencia a camiones de carga y 5 sin violencia; la primera cifra representa un 50 por ciento más comparado con el mismo periodo de 2016 cuando la estadística fue de 137 hechos violentos y uno sin violencia.

Las cifras que integra el organismo nacional con las denuncias que recibe la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE), arrojan que aumentó el robo de vehículos de 302 casos en 2016 a 456 en marzo de 2017.

De los 456 automóviles robados, 44 fueron con violencia y 412 sin violencia, la primera incidencia es mayor en un 63 por ciento comparada con 16 robos de 2016 en la misma clasificación, y la segunda en un 44 por ciento contrastada con 286 no violentos también del año pasado.

El Semáforo Delictivo que hace un monitoreo de la incidencia de delitos de alto impacto, coloca a Tlaxcala en rojo por el robo de vehículos, robo a negocios, homicidios y violación.

De acuerdo con el SESNSP, al corte de marzo, el robo a negocio con violencia y sin violencia descendió; se registraron 34 denuncias en 2017 en la primera modalidad y en la segunda 100, cantidades que son menores al contrastarlas con 2016 que registró 49 casos violentos y 109 no violentos.

La cifra global de robos al primer trimestre de este año, que incluye a casa habitación, negocio, vehículos, a transeúntes, transportistas, bancos e instituciones financieras, de ganado, robo en carretera a camiones de carga, autobuses y vehículos particulares, es de mil 402 de los cuales 520 fueron con violencia y 882 sin violencia.

En los primeros tres meses de 2016, el SESNSP reportó mil 184 robos, de esos 382 fueron con violencia, es decir, que para 2017 subió la incidencia de delitos violentos en un 36 por ciento.

En la modalidad sin violencia el incremento fue mínimo de 2016 a 2017; los 882 robos a marzo de este año representan un 9 por ciento más sobre 802 del año pasado.

Ahí están los datos, y que me perdonen los señores que manejan la seguridad pública, y sus voceros en sus dependencias, pero no veo ninguna estrategia que combata a estos números.

No sabemos qué hacen en materia de seguridad, y creo que esperan a que salga al gobernador a decir cuál es su trabajo,  y ahí, pues  si están jodidos.

A nadie le conviene una Tlaxcala insegura, y debemos trabajar juntos para evitar ser presa del efecto cucuracha, pero sobre tener funcionarios que informen, pero que comuniquen.

La foto que circula sobre el decapitado debe preocupar en el manejo de percepción. La imagen es cruel y salvaje, y no manda señales positivas a una población.

Lo cierto es que no podemos esperar a una sociedad conmocionada y familias fracturadas por el hecho que pasó en el estado vecino de Puebla. Un bebé de dos años muerto, una niña de 14 años y su madre atacadas sexualmente, y su padre golpeado.

Tlaxcala está a tiempo de que sus autoridades envíen mensajes contundentes en el combate a la delincuencia.

Y en esta columna no se trata de sumarse al linchamiento, sino a la reflexión de que cuando las cosas no caminan, es de sabios cambiar de opinión.

Ya el gobernador ha dicho una y otra vez, que quienes delincan en Tlaxcala se les aplicará todo el peso de la ley, pero su gabinete en materia de seguridad no informan, y no comunican, a excepción de la titular de la SEGOB, Anabel Alvarado, que creo ya se encarriló y ha tomado el tema de seguridad ante vacíos de otros funcionarios.

Ahí les hablan a los titulares de la PGJR y la CES.

Debo reconocer que en el asalto a una caja de ahorro el sistema de seguridad operó de forma rápida y eficaz, y evitó la impunidad de delincuentes, que seguramente lo volverán a pensar antes de atracar el corazón de la capital.

No todo lo malo es noticia, ahí está el reconocimiento de comerciantes y ciudadanos a la labor de la gendarmería. Tampoco se trata de ser mezquinos.

Reconocen tlaxcaltecas labor de gendarmería al enfrentar a delincuentes y frustrar asalto

*****

Me lo contaron ayer…Cuatro meses después, pero creo que el hecho de que los 19 funcionarios públicos que conforman el Gabinete Legal de Marco Mena hayan presentado sus declaraciones patrimoniales, de intereses y fiscales, es un mensaje positivo a la sociedad de Tlaxcala, sobre todo en estos tiempos en que la opacidad campea.

Ahora resta que los diputados, a excepción de Mariano González Aguirre que ya lo hizo desde campaña, y los alcaldes sigan el ejemplo de transparencia.

Al menos ya el gobernador obligó a su gabinete a declarar, ya que cada uno se trompique en cómo hacerlo, pues ya es problema de ellos, y seguramente tendrán que enfrentar las críticas.

Una pregunta: Una alumnas declaran que la cabeza de una directora rodará, y luego horas después un funcionario sale y lo desmiente. ¿Cómo se llamó la crisis, perdón la novela?

Related posts

La Casa del Jabonero…La Comisión de Derechos Humanos en Tlaxcala y su manoseo

Redacción 385

La Casa del Jabonero…La CEDH y las dudas de su nuevo titular

Redacción 385

La Casa del Jabonero: Candidatos, únicos responsables de su triunfo o derrota

Redacción 385

1 comment

Leave a Comment