385 Grados
Reportero Ciudadano

En Tlaxcala ocho de cada 100 infantes trabajan; cuatro de cada diez son víctimas de delito o maltrato

385 Grados/ Tlaxcala, según la Encuesta Intercensal 2015, hay una niña o niño por cada tres habitantes de la entidad. En 2015, del total de hogares con presencia de niñas y niños de 0 a 17 años edad, en 20.1% hay una situación de inseguridad alimentaria leve; en 9.6% es moderada, mientras que en 7.7% es severa.

En 2014, según datos de la Encuesta de Cohesión Social para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia (ECOPRED), cuatro de cada diez niños y niñas de 12 a 17 años de Tlaxcala, son víctimas de delito o maltrato. En 2015, en Tlaxcala, la tasa de suicidios en niños de 10 a 17 años es de 5.9 por cada 100 mil, mientras que en las niñas de esa edad es de 4.1.

Datos del Módulo de Trabajo Infantil (MTI) muestran que en 2016, ocho de cada 100 niños, niñas y adolescentes trabajan; 12.7% tiene de 5 a 11 años de edad y 17.6% además de trabajar, estudia y realiza quehaceres domésticos.

El 20 de noviembre quedó institucionalizado por Naciones Unidas como el Día Internacional de los Derechos del Niño, por ser esta la fecha en que se aprobó la Declaración de los Derechos del Niño (1959) y de la Convención sobre los Derechos del Niño (1989). No obstante, en México la fecha coincide con la celebración de la Revolución Mexicana, por lo que la celebración del día del Niño se mantiene el 30 de abril, establecida en 1924 por el entonces presidente de la República Álvaro Obregón, quien tras la firma de la “Declaración de Ginebra” la decretó como oficial para celebrar a los niños y establecer sus garantías.

Con motivo de la celebración del Día del Niño, el INEGI presenta un conjunto de indicadores que muestran un panorama general de la situación de niños y niñas en Tlaxcala con respecto a desnutrición infantil, inasistencia escolar, rezago educativo, trabajo infantil, situaciones de violencia y acceso a las tecnologías de información y la comunicación, todos ellos, aspectos contenidos en los Objetivos de Desarrollo Social.

 ESTRUCTURA DE LA POBLACIÓN INFANTIL

Datos de la Encuesta Intercensal 2015 indican que en Tlaxcala residen 435 mil niñas, niños y adolescentes de 0 a 17 años de edad, lo que en términos porcentuales representa 34.2% de la población total. La participación relativa de la población infantil y adolescente ha disminuido en los últimos 15 años. En el año 2000, de la población total, 41.6% tenía 17 o menos años; lo que equivale a una disminución de 7.4 puntos porcentuales, en 2015. Lo anterior se explica por las transformaciones sociales y económicas que durante el siglo pasado dieron origen a una mayor sobrevivencia de la población y una reducción paulatina de la fecundidad, aspectos que provocaron un proceso de envejecimiento que se manifiesta en un aumento relativo de la población de mayor edad y en una menor participación porcentual de niñas y niños.

La proporción de la población de niñas, niños y adolescentes al interior de las entidades federativas es aproximadamente de una tercera parte de su población: Chiapas con 39 infantes por cada 100 habitantes (39.4%), Guerrero con 37 y Aguascalientes con 35, son las de mayor proporción. La Ciudad de México[1] es la entidad de menor participación relativa de la población de 0 a 17 años con 24.1 por ciento. En tanto Tlaxcala (34.2%) se encuentra por encima del promedio nacional (32.8 por ciento).

El desarrollo de la población infantil se lleva a cabo en tres etapas que son: la primera infancia (abarca de los 0 a los 5 años), la edad escolar (va de los 6 a los 11 años) y la adolescencia, (referida a la población de 12 a 17 años). En cada una de estas etapas, las niñas y niños demandan atención especial de salud, nutrición, educación y diversas necesidades para su desarrollo integral y mejor calidad de vida. Los datos de la Encuesta Intercensal 2015, muestran que 32 de cada 100 niños y niñas tienen de 0 a 5 años, lo que representa un total de 138 222 infantes. La población en edad escolar representa 34.4%, lo que asciende a 149 527 niñas y niños; los y las adolescentes son 147 265 y representan 33.8 por ciento.

SALUD

Los artículos 6° y 24° de la Convención sobre los Derechos del Niño estipulan que los Estados son responsables de garantizar la supervivencia y el desarrollo de las personas, así como combatir las enfermedades y la malnutrición mediante el suministro de alimentos nutritivos y adecuados.

Una alimentación y nutrición adecuadas garantizan la supervivencia, representan la base para la salud y el crecimiento, en especial en la etapa temprana de la vida. La escasez y deficiencia alimentaria conducen a la desnutrición, que a largo plazo tiene efectos negativos en el desarrollo cognitivo, psicomotriz, la inmunidad y es posible que se relacione a la incidencia de enfermedades crónico-degenerativas.

En la población, y en particular en los infantes, “el bajo peso, el retraso de crecimiento, las situaciones debilitantes, (…) los déficits de hierro, yodo, zinc, vitamina A (…). Todas se relacionan con una ingesta alimentaria escasa”. Asimismo, la desnutrición es una agravante del estado de salud ante una enfermedad. Por el contrario, una buena nutrición refuerza el sistema inmunológico, lo que permite gozar de mejor salud y reduce los costos económicos y sociales relacionados al tratamiento de las enfermedades.

La atención de la situación alimentaria forma parte de la agenda del país y el objetivo es reducir el número de personas que padecen hambre. La instrumentación de programas orientados a este fin, requieren de información que permitan dar cuenta de la población según su situación de acceso o de carencia alimentaria. La Encuesta Intercensal 2015 indaga con las siguientes preguntas: Por falta de dinero en la vivienda, ¿algún niño o niña no tuvo una alimentación variada, comió menos de lo que debería e incluso, se tuvo que acostar con hambre? Las respuestas permiten aproximarse a la seguridad o carencia alimentaria en que viven los niños, niñas y adolescentes del país. En hogares más inseguros o carentes de alimentación, se esperaría que tuvieran dietas menos variadas que en hogares seguros; es decir, los integrantes en los primeros hogares experimentarían una vida menos sana y activa.

En 2015, del total de hogares de Tlaxcala, siete de cada diez cuentan con presencia de niñas y niños de 0 a 17 años de edad. Del total de hogares con esta población, en 62.6% hay seguridad alimentaria, mientras que el resto (37.4%) tienen al menos un niño o niña con algún grado de inseguridad alimentaria. Este porcentaje se compone de 20.1% de hogares cuya situación de inseguridad es leve, en 9.6% es moderada y finalmente en 7.7% es severa. Los hogares con niveles de inseguridad moderada y severa se catalogan como con carencia alimentaria, es decir, que en ellos al menos un niño o niña por falta de dinero comen poco, menos de lo que deberían e incluso aunque tengan hambre no comen.

Distribución porcentual de los hogares con población de 0 a 17 años de edad, según condición de seguridad alimentaria y porcentaje de hogares con carencia alimentaria

DISCAPACIDAD

La infancia más allá de ser una etapa de la vida, es la época en la que las niñas y los niños deben estar en la escuela, en lugares de recreo, crecer fuertes, seguros de sí mismos, recibir el amor y estímulo de sus familiares y de la comunidad de adultos (UNICEF, 2005); estos últimos son responsables de que el ambiente en el cual se desarrollan los niños se torne más sano. Sin embargo, cuando el niño o la niña tiene discapacidad, requiere cuidados específicos y contar con servicios adecuados y de calidad, entre ellos la buena atención a la salud para vivir plenamente en la sociedad y que su condición no afecte su infancia.

La Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (ENADID) 2014 indica que del total de población infantil (0 a 17 años) de Tlaxcala, 1.2% tiene algún tipo de discapacidad. De ellos, 48.5% son niños y 51.5% niñas. Del total de niñas, niños y adolescentes, 6.1% tiene alguna limitación  (54.8% son niños y 45.2% niñas). El tema del acceso a los servicios de salud para estos grupos de población cobra especial importancia ya que existe una demanda específica de atención relacionada con la discapacidad o limitación que presentan.

Por cada 100 niñas con discapacidad, 93 están afiliadas a alguna institución de servicios de salud y 91 en el caso de los niños; entre la población con limitación la proporción es de 89.7% y 88.5%, respectivamente. Cuando se analiza la institución donde las niñas y niños con discapacidad y los que tienen limitación pueden ejercer su derecho a la atención de su salud, se puede observar que el comportamiento es muy semejante en ambas poblaciones, es decir, la mayoría de los menores están afiliados al Seguro Popular o para una Nueva Generación, esto es: 75.5% de los que tienen discapacidad y 78.9% de los que tienen limitaciones; y 27.1% de los discapacitados y 23.0% con limitaciones, acuden al Seguro Social (IMSS).

Brindar datos acerca de afiliación y uso de servicios de salud está estrechamente vinculado al derecho de niños y niñas a disfrutar del más alto nivel posible de salud, tal y como lo establece la Convención sobre los Derechos del Niño y la Convención sobre los Derechos de las Personas con Discapacidad (UNICEF, 2013). Por ello, conocer el lugar en donde se decide llevar a la población infantil con discapacidad y con limitación para atender sus problemas de salud, se relaciona con las posibilidades reales de la familia para trasladar o pagar, de acuerdo a la experiencia sobre la calidad de la atención.

De la población infantil con discapacidad, 98.1% es usuaria de servicios de salud; una buena parte de los que tienen esta condición hacen uso de los Centros de Salud u hospital de la SSA (59.1 por ciento); le siguen el IMSS o IMSS-Oportunidades (16.6%) y los consultorios, clínicas u hospitales privados (10.9 por ciento). En el caso de la población con limitación, todos son usuarios de algún servicio de salud; entre los principales lugares de atención a los que acuden se encuentra el Centro de Salud u hospital de la SSA (64.9%), el IMSS o IMSS-Oportunidades (15.1%) y consultorios, clínicas u hospitales privados (7.2 por ciento).

EDUCACIÓN

La educación, además de que contribuye a la formación del carácter, identidad, personalidad y perfil profesional de niños, niñas y adolescentes, constituye una herramienta que coadyuva en la generación de personas independientes, autosuficientes y con criterios de actuación propios.[Como derecho, la educación fue establecida en el Artículo 28 de la Convención sobre los Derechos de los Niños a favor de la infancia y refiere que “todo niño tiene derecho a la educación y es obligación del Estado asegurar por lo menos la educación primaria gratuita y obligatoria (…)”. En ese contexto, la Ley General de Educación en México establece que el Estado está obligado a prestar servicios educativos de calidad que garanticen el máximo logro de aprendizaje de los educandos, para que toda la población pueda cursar la educación preescolar, primaria, secundaria y media superior.

En 2015 de acuerdo con la información de la Encuesta Intercensal, en Tlaxcala, la población de 3 a 17 años asciende a 368 030 personas que representan 84.6% del total de niñas, niños y adolescentes. Este grupo de población está en edad escolar por lo que demandan atención en el Sistema Educativo Nacional; sin embargo, existen factores sociales, económicos y geográficos que influyen en el real ejercicio del derecho a la educación, sobre todo para la población que sufre pobreza y marginación, quienes presentan mayor riesgo de abandono escolar.

Con base en los datos de la Encuesta Intercensal se tiene que uno de cada diez niñas, niños y adolescentes no asiste a la escuela. Los mayores porcentajes se registran en las edades de 3 a 5 años de edad, con 52.4% y en los adolescentes de 15 a 17 años, con 36.2%, situación que aumenta su vulnerabilidad a la marginación.

Distribución porcentual de la población de 3 a 17 años de edad que no asiste a la escuela, por sexo, según grupo de edad

Del total de adolescentes de 15 a 17 años que no asisten a la escuela, 3.2% tiene algún grado de primaria, 17.0% termino la primaria, 68.4% tiene algún grado de secundaria, 9.9% cuenta con estudios del nivel medio superior y 1.5% nunca ha asistido a la escuela.

 ACCESO A TECNOLOGÍAS DE LA INFORMACIÓN Y LA COMUNICACIÓN

Internet está cada día más presente en la vida diaria de las personas, ya sea en teléfonos móviles, computadoras o tabletas. Actualmente pasar tiempo frente a una pantalla, cualquiera que esta sea, es parte de la cotidianidad de una cantidad importante de niños, niñas, adolescentes y jóvenes que forman parte del cambio generado desde la tecnología y que tiene impacto directo en diversas esferas de su realidad, derivando en la transformación cultural y de sentido que cambia su forma de interactuar con el mundo y de interpretarlo.

La Convención sobre los Derechos del Niño provee aspectos importantes relacionados con los derechos de la infancia y los medios de comunicación. Los artículos 12, 13 y 17 establecen el derecho de los niños, niñas y adolescentes a acceder a información desde diferentes fuentes, incluyendo Internet, así como a tener las condiciones adecuadas para desarrollar habilidades que los ayuden a forjar sus propias opiniones y que garanticen su derecho a la libertad de expresión. En apego a estos ordenamientos, México establece en el Artículo 64 de la Ley General de los Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes las garantías para su cumplimiento.

Datos de la Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares (ENDUTIH) 2016 indican que en Tlaxcala hay 286 212 niños, niñas y adolescentes de 6 a 17 años: 140 586 (49.1%) son hombres y 145 626 (50.9%) son mujeres.

De la población de 6 a 17 años, ocho de cada diez utilizan dispositivos de cómputo (computadora, laptop o tablet), para diversas actividades; destaca que 83.7% los usan para acceder a Internet; siete de cada diez en la población de 6 a 11 años, y nueve de cada diez en los adolescentes (de 12 a 17 años).

El lugar donde accede a Internet la población infantil y adolescente se relaciona con las condiciones en que inician sus primeros acercamientos a la red. Al respecto, la ENDUTIH capta los lugares de acceso a Internet teniendo en cuenta que una misma persona puede hacerlo en diferentes sitios. La escuela, es el lugar que cuenta con el mayor porcentaje de la población de 6 a 17 años (de los hombres 65.7% y de las mujeres 61.7 por ciento), le siguen el sitio público con costo (65.1% de las menores y 60.3 de los menores) y el hogar (54.9% de las niñas y 57.4% de los niños).

Porcentaje de la población de 6 a 17 años de edad, usuaria de Internet, por sexo y lugares de acceso

2016

Nota: La suma de los porcentajes es mayor a 100 debido a que una persona puede tener acceso en más de un lugar.

Fuente: INEGI. Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares 2016. Microdatos.

Respecto a los usos más recurrentes que niños y niñas de 6 a 11 años de edad hacen del Internet, según la ENDUTIH, buscar información en general presentan la mayor proporción con 88.3 para ellas y 88.2 para ellos; le siguen las actividades de entretenimiento (jugar en línea, descarga de juegos, música, multimedia y videos) con 89.9% para los niños y 81.6% para las niñas; apoyar a la educación con 70.5% para los niños y 69.8% para las niñas; y acceso a contenidos audiovisuales que no requieren pago con 68.5% y 62.4%, respectivamente.

Porcentaje de la población de 6 a 11 años usuaria de Internet, por sexo según principales usos.

2016

Nota: La suma de los porcentajes es mayor a 100 debido a que una persona puede declarar más de un uso.

INEGI. Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares 2016. Microdatos.

En los adolescentes (población de 12 a 17 años) buscar información en general, es la principal actividad que realizan en el Internet, actividad que resulta de mayor importancia entre los hombres (91.8%) que en las mujeres (88.9 por ciento); acceder a redes sociales la realizan 85.0% de los hombres y 84.5% de las mujeres; las actividades de apoyo a la educación resultan de mayor importancia para las mujeres (87.7%) que para los hombres (78.0%) mientras que las actividades de entretenimiento (jugar en línea, descarga de juegos, música, multimedia y videos) la realizan 86.3% de los adolescentes y 77.6% de las adolescentes.

 

Porcentaje de población de 12 a 17 años usuaria de Internet, por sexo según principales usos.

2016

Nota: La suma de los porcentajes es mayor a 100 debido a que una persona puede declarar más de un uso.

INEGI. Encuesta Nacional sobre Disponibilidad y Uso de Tecnologías de la Información en los Hogares 2016. Microdatos.

Otro indicador del rol que juegan las TIC en la vida diaria de niñas, niños y adolescentes, se relaciona con el tiempo destinado al Internet, ya que dependiendo del tiempo de uso se corre el riesgo de afectar el tiempo de descanso, esparcimiento y convivencia familiar. Al respecto, datos de la ENDUTIH 2016 muestran que en Tlaxcala, los niños y niñas de 6 a 11 años de edad, dedican en promedio 1.6 horas diarias a internet, mientras que los adolescentes, hombres y mujeres, ocupan en esta actividad aproximadamente tres horas (2.7) diarias.

 

TRABAJO INFANTIL

El término trabajo infantil es “todo trabajo que priva a los niños de su potencial y su dignidad, y que es perjudicial para su desarrollo físico y psicológico”. Constituye un perjuicio para la vida y la integridad de este sector de la población, traduciéndose en una de las principales causas de deserción escolar. Su erradicación constituye el factor determinante en la superación del ciclo de pobreza que afecta a miles de familias.

El Módulo de Trabajo Infantil (MTI) de la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, evidencia que en 2015, en Tlaxcala, de los 332 529 niños, niñas y adolescentes, 8.4% realizan alguna actividad económica; de ellos, 73.1% (20 434) son niños y 26.9% (7 522) son niñas. Por grupos de edad se observa que 12.7% tiene de 5 a 11 años; 26.1% son adolescentes de 12 a 14 años; mientras que la mayor proporción (61.3%) se presenta en el grupo de adolescentes de 15 a 17 años.

De la población infantil que trabaja, 93.7% (26 182) realiza actividades económicas no permitidas.De estos, 41.4% no tienen la edad mínima para trabajar  y 58.6% realizan actividades que resultan peligrosas para su salud, seguridad o moralidad y que afectan el ejercicio de sus derechos y su desarrollo integral. El principal sector de actividad en que se ocupa este grupo de población infantil, es en el sector agropecuario (32.9%), seguido por el de industria manufacturera, extractiva, electricidad, gas y agua (20.2%) y comercio (19.9 por ciento).

Entre los motivos que llevan a la población infantil de 5 a 17 años de edad a trabajar, 24.3% declaró que trabaja por gusto o solo por ayudar; otro 18.4% dijo que lo hacía para aprender un oficio; 17.7% manifestó que el hogar necesita de su trabajo; mientras que 16.5% lo hace para pagar su escuela o sus propios gastos. En lo que respecta a la persona para quien trabajan, siete de cada diez (68.0%) lo hacen para un familiar, en tanto, 3.7% trabaja solo o por su cuenta.

El Banco Interamericano de Desarrollo señala algunas condiciones de trabajo infantil inadecuadas que pueden determinar que el trabajo se convierta en una actividad de riesgo; una de ellas es la duración de la jornada por encima del límite legal permitido.

En México, la jornada de trabajo de los menores de 16 años no puede exceder de seis horas diarias; sin embargo, en Tlaxcala, 25.5% de la población de 5 a 17 años ocupada, trabaja 35 y más horas a la semana.

De la población infantil que trabaja, la mitad (50.0%) no recibe ingresos por su trabajo; 28.3% recibe hasta un salario mínimo, 15.9% recibe más de un salario, pero menos de dos salarios mínimos y solo 5.7% recibe más de dos salarios mínimos.

De la población infantil ocupada, 10.5% solo trabaja; 17.3% trabajan y estudian; 17.6 combinan el trabajo con los estudios y los quehaceres domésticos; y la mayoría (54.6%), además de trabajar también realizan quehaceres domésticos. De quienes además de trabajar y realiza quehaceres domésticos, 8.0% lo hace en condiciones peligrosas.

 

Población ocupada de 5 a 17 años, por actividades que realizan según sexo

2015

Fuente: INEGI. Módulo de Trabajo Infantil. Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, 2015.

La asistencia escolar, además de ser un derecho fundamental, es un factor importante que contribuye a prevenir y erradicar el trabajo infantil.[23] En Tlaxcala, de los niños, niñas y adolescentes que trabajan, 28.1% (7 842) no asiste a la escuela, ante un 3.5% (10 810) de infantes que no están ocupados realizando alguna actividad económica y tampoco asisten a la escuela.

Población de 5 a 17 años por condición de ocupación según asistencia escolar

2015

Fuente: INEGI. Módulo de Trabajo Infantil. Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo, 2015.

 


 

VIOLENCIA

La Organización Mundial de la Salud la define como: ”El uso intencional de la fuerza o el poder físico, de hecho o como amenaza, contra uno mismo, otra persona o un grupo o comunidad, que cause o tenga muchas probabilidades de causar lesiones, muerte, daños psicológicos, trastornos del desarrollo o privaciones”.[24] Su impacto varía en función del sexo y edad de la víctima. La población infantil que ha experimentado hechos de violencia tiene una serie de reacciones que afectan su salud física y emocional; los daños a corto y largo plazo pueden ser físicos, psicológicos, patrimoniales y de afectación de derechos, que generan impacto en distintas esferas de la vida del infante. Las secuelas derivadas de la exposición a la violencia son graves y solo una pequeña proporción de estos actos contra los niños, niñas y adolescentes son denunciados e investigados y pocos autores son procesados.[25]

Experiencias de victimización personal

La Encuesta de Cohesión Social para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia (ECOPRED) 2014, mide los factores de riesgo y exposición a situaciones de violencia y delincuencia en la población de 12 a 29 años en 47 ciudades del país,[26] lo cual permite describir y cuantificar las experiencias de victimización personal (delitos o maltratos) que afectan de manera directa a los niños y niñas de 12 a 17 años, que residen en las ciudades consideradas en la encuesta.

La ECOPRED captó en Tlaxcala, información de casi 10 mil niñas, niños y adolescentes de 12 a 17 años. Se identificó que 39.5% (3 873) fueron víctimas de al menos un delito o acto de maltrato en 2014. En 46.2% de los casos se trató de un niño y en 53.8% de una niña.

El total de delitos o actos de maltrato contra las niñas, niños y adolescentes de 12 a 17 años estimados por la encuesta, supera los 13 mil (13 248), lo que representa un promedio de 3.4 delitos o actos de maltrato por cada niña, niño o adolescente victimizado y 1.4 en promedio respecto del total de niñas, niños y adolescentes captados en Tlaxcala.

Por otra parte, la tasa de prevalencia delictiva para este grupo de edad es de 39 476 víctimas por cada mil personas de ese grupo poblacional. Por tipo de delito o maltrato, la prevalencia más alta se registró en el robo sin violencia, que ascendió a 216 personas victimizadas por cada mil personas de ese grupo poblacional, seguida por el acoso por los atributos, donde 156 de cada mil niñas, niños y adolescentes, fueron víctimas de burlas, apodos hirientes, rumores o mentiras sobre su persona, así como exclusión con base en sus gustos, físico o ropa. El acoso a través de las pertenencias, como dañar o esconder intencionalmente objetos personales, herramientas de trabajo, etc., con la intención de molestar, registró una tasa de 138 víctimas. De cada mil niñas, niños y adolescentes, 63 fueron violentados por maltrato físico; 47 por amenazas; 20 fueron víctima de robo con violencia.

Tasa de prevalencia delictiva en la población de 12 a 17 años[27] por tipo de delito y/o maltrato según sexo

2014

(Por cada mil personas de 12 a 17 años)

Nota: La tasa se calcula dividiendo el total de víctimas captadas en la entidad, entre la población de 12 a 17 años que habita en ellas con al menos una figura parental, multiplicada por 100 mil.

a/ Incluye burlas, apodos hirientes, esparcimiento de rumores o mentiras, exclusión con base en sus gustos, físico o ropa.

b/ Incluye dañar o esconder intencionalmente sus objetos personales como mochila, bicicleta, ropa, artículos electrónicos, herramientas.

c/ Incluyen el maltrato físico generado con malas intenciones por medio de jalones de cabello, empujones, pellizcos, golpes, entre otros, lo cual le provoca dolor físico, moretones, cortadas, quemaduras o fracturas.

d/ Incluye la distribución de mensajes de texto, imágenes o videos sin su consentimiento para chantajearlo, acosarlo o humillarlo.

Fuente: INEGI. Encuesta de Cohesión Social para la Prevención de la Violencia y la Delincuencia 2014.

Delitos sexuales

La violencia sexual contra la población infantil constituye una grave violación de sus derechos, siendo una realidad en todos los países y grupos sociales, con secuelas físicas, psicológicas y sociales a corto y largo plazo, no solo para los niños y las niñas, sino también para sus familias y comunidades.[28]

La ECOPRED estima que en 2014, de los casi 10 mil adolescentes de 12 a 17 años de edad, 1.6% (160) fue víctima de tocamientos ofensivos[29] y 0.8% (76) víctima de violación sexual o estupro.[30]

 

MUERTES VIOLENTAS DE LA POBLACIÓN INFANTIL

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS) las muertes violentas se clasifican en dos categorías, las no intencionales y las intencionales. La materialización última y expresión más severa de estas lesiones es la que provoca la muerte, y se les conoce como muerte por violencia (suicidio u homicidio).

Tanto los homicidios como los suicidios son más frecuentes entre los hombres, y en el caso de los primeros en su mayoría son resultado de violencia interpersonal que ocurre en espacios públicos, con frecuencia vinculados a eventos como riñas callejeras, asaltos o robos; sin embargo, la violencia también ocurre en espacios privados, especialmente en los hogares, afectando principalmente a las mujeres, niñas y niños; personas adultas mayores y aquellas con discapacidad.[31]

En Tlaxcala, en 2015, se registraron 476 defunciones en población de 17 años y menos de edad. De este total, 2.7% se debió a causas violentas como el suicidio y el homicidio. De las 13 muertes por estas dos causas, 3 son homicidios y 10 suicidios.

Suicidios (violencia auto infligida)

La OMS refiere que el suicidio se puede producir a cualquier edad y para 2015 se ubica como una de las principales causas de defunción para la población de 15 a 29 años en todo el mundo (220 809).[32] La institución internacional reconoce que este fenómeno es un problema de salud pública y alienta a los países para que desarrollen o fortalezcan estrategias integrales de prevención del suicidio. Este interés lo incorpora en el objetivo del primer plan de acción sobre salud mental 2013-2020 en el que los Estados miembros se comprometieron a trabajar para alcanzar la meta mundial de reducir sus tasas nacionales de suicidios en un 10% para 2020.

En la última década en México, la tasa de suicidios ha mantenido un incremento constante. Para el periodo 2006 a 2015, este indicador pasó de 3.9 a 5.3 muertes por cada 100 mil habitantes; y en Tlaxcala, pasó de 2.9 a 4.0 muertes, respectivamente. En 2015, se registraron en Tlaxcala 51 suicidios y de estos: 19.6% (10) corresponde a la población de 10 a 17 años de edad, en 6 de los casos se trató de un hombre y 4 de mujeres.

Sobre el suicidio de menores de edad, en Tlaxcala, la tasa de suicidios en la población de 10 a 17 años también presenta un incremento en su nivel para el periodo 2006 a 2015, ya que pasa de 2.7 a 5.0 por cada 100 mil niños en este rango de edad. El mayor número de muertes por esta causa se presenta en los hombres. En 2015 se registraron 5.9 suicidios de niños por cada 100 mil hombres de este grupo de edad. En las niñas, la tasa es de 4.1 suicidios por cada 100 mil niñas.

Tasa de suicidios en la población de 10 a 17 años por sexo

2006 a 2015

(Por cada 100 mil niños)

Fuente: INEGI. Estadísticas vitales, consulta interactiva de datos de muertes accidentales y violentas 2006-2015. CONAPO. Proyecciones de población 1990-2010 y 2010-2050

Homicidios.

En 2015 se registraron en Tlaxcala, 80 homicidios, de los cuales tres corresponde a población de 17 años y menos de edad, de estos la víctima fue un varón y dos mujeres. La tasa de mortalidad por esta causa en 2015 es de 0.7 homicidios por cada 100 mil niñas, niños y adolescentes. En 2015 y de acuerdo con las estadísticas de mortalidad, la tasa de homicidios en hombres de 17 años y menos de edad, fue de 0.4 por cada 100 mil y en mujeres de 0.9. Esto representa una sobremortalidad femenina de 50 homicidios de mujeres por cada 100 de hombres.

Related posts

Exigen trabajadores del INAH pago de prestaciones de fin de año

Redacción 385

Se reúne secretario de salud con presidentes municipales

Redacción 385

Respalda Adriana Dávila a autoridades electas del PAN en SPM; no están solos: asegura

Redacción 385

2 comments

Leave a Comment