385 Grados
La casa del jabonero

La Casa del Jabonero… Los gobernadores y su relación con la prensa; hoy Mena sonríe

Desde los sexenios de Beatriz Paredes Rangel y José Antonio Álvarez Lima se manejaba un control férreo con la prensa en Tlaxcala.

Entonces destacaban periodistas de la vieja guardia, y corresponsales de medios nacionales. Criticar a los gobernadores representaba prácticamente  un suicidio.

Llegó la primera alternancia en el Poder Ejecutivo con el perredista Alfonso Sánchez Anaya, con ello se pronosticaba una nueva relación con los medios de comunicación.

En corto el perredista se quejaba del nulo respaldo durante su campaña, pues todo era para su adversario el priísta Joaquin Cisneros Fernández, partido al que Sánchez Anaya  renunció al no verse favorecido con la candidatura al gobierno del estado.

Sin embargo, para sorpresa de muchos, no todo fue como esperaba a su llegada a la primera magistratura en el estado. Su primera reacción fue cerrar noticieros que consideraba críticos, y eso le generó una mala relación con la prensa, aunado a la falta de un vocero eficaz, pues el primero que tuvo se dedicó a perseguir a los reporteros que pensaban diferente, a quienes llamó “chayoteros”.

El desgaste que tuvo Sánchez Anaya lo obligó a relevar a su jefe de prensa, y llamar al segundo, pero otro fracaso lo obligó a nombrar un tercero, y con ello arribó Alfonso Brito, quien recompuso el camino y lo llevó a culminar con una imagen adecuada, la cual se hundió cuando intentó imponer a su esposa María del Carmen Ramírez como su heredera en la gubernatura.

En la segunda alternancia, el excalde capitalino Héctor Ortiz Ortiz llegó a la gubernatura  con las siglas del PAN, y tuvo una relación cordial con los reporteros que cubrían su fuente. No se recuerdan enfrentamientos, solo algunos capítulos personales de reporteros que criticaban a veces el “humor negro” del mandatario. El vocero Domingo Fernández aguantó todo el sexenio y logró su cometido de un gobierno proactivo.

En el año 2010 el ex alcalde de Apizaco Mariano González Zarur recuperó el poder para el PRI; pero su característico temperamento bronco lo llevó a tener constantes roces con representantes de medios comunicativos, hasta el grado de cercar sus eventos, a fin de evitar que fuera abordado por reporteros.

Unas versiones señalan que su molestia era que los periodistas le preguntaban siempre lo mismo y que no se preparaban. La otra es que le irritaban preguntas incómodas. Aunque no cerró espacios noticiosos, el mandatario elegía a donde y con quienes iba. Es decir, hubo una prensa selectiva.

El portavoz, Raymundo Vega y Crespo, con amplia experiencia, pese a todo, terminó el periodo, y dicen que influyó en la sucesión.

UN GOBERNADOR QUE SONRÍE CON LA PRENSA.

Actualmente el priísta, Marco Antonio Mena Rodríguez decidió comunicar desde su cuenta personal de Facebook los anuncios de los relevos.

Puso en marcha un nuevo modelo de comunicación con los periodistas de Tlaxcala, y dejó atrás hasta el momento, el esquema selectivo, y decidió estar disponible para todos.

A lo mejor no con la periodicidad que uno desde el periodismo quisiera, pero al menos el buen trato es evidente.

El gobernador ungió  como vocero a Carlos Villanueva, un periodista que creció con la nueva guardia, y a quien le dieron un amplio poder al fusionar la Coordinación General de Información y Relaciones Públicas y la Coordinación General de Radio y TV.

Se puede decir que 23 días son muy pocos para evaluar a Marco Mena y a su gabinete, pero al menos las señales  emitidas el pasado viernes  en su primera aparición pública en Palacio de Gobierno, en un encuentro con alumnos, muestra a un gobernador sonriente, y dispuesto a charlar con reporteros y ciudadanos sin cercos  de por medio.

Vienen tiempos en que podrá tensarse la cuerda entre Marco Mena y la prensa, pero ya será tarea de su equipo amoldar esa relación que hoy por hoy luce cordial.

Cada gobernador tiene su estilo propio de comunicar, y veremos hasta donde aguanta esta relación entre el matrimonio Mena-Prensa.

Faltan tiempos definitorios de cómo se aplicará la gobernanza moderna que presumió en su discurso de toma de protesta.

Por lo pronto el PRD ya calificó de positiva la reunión que sostuvieron los líderes con el mandatario, a quien le plantearon diversos problemas que su administración debe atender, entre los que destacan,  abrir la posibilidad de generar subsidios para el transporte público y el campo, para disminuir las repercusiones provocadas por el alza de los precios a los combustibles.

Y en su momento,  el propio PAN difundió un acercamiento con el entonces gobernador electo, la estructura electoral y la ex candidata Adriana Dávila, de lo cual por cierto no fue enviada foto del cónclave.

Ahí, los panistas plantearon a Marco Mena su agenda legislativa y la postura que tomarían de cara a su administración, a fin de fortalecer los trabajos.

En términos de gobernanza, podríamos decir que el priísta terminará un mes con saldo positivo, al lograr por mayoría, la designación del procurador, y evitar que su terna fuera regresada al Poder Ejecutivo.

Ya tuvo en su mesa al PRD y PAN.

Resta conocer lo que viene y si sus políticas gubernamentales logran la responsabilidad de la felicidad de los gobernados, lo cual es la aspiración de los seres humanos.

Algunos opinadores, como Leonardo Girondella Mora se han preguntado: ¿Influyen los gobiernos en la felicidad de los ciudadanos? La respuesta es afirmativa sin duda alguna — pero hay otra interrogante distinta, la de si los gobiernos son responsables de la felicidad del ciudadano.

Otros como Cecilia Cifuentes esbozan que, “los gobiernos con el objetivo de lograr felicidad, buscarán la facilidad, es decir, mejorar el bienestar de la gente dándole bienes y servicios, porque además es lo que la gente le pide”.

Pero eso es tema de otra colaboración.

*****

Me lo contaron ayer…Que el gobernador Marco Antonio Mena Rodríguez ya ordenó “jalarle” las orejas a los funcionarios de su gabinete que se cierran ante la prensa.

Recordar que el pasado viernes algunos reporteros estaban molestos, debido a la negativa de funcionarios de primer nivel que los “batearon”.

La instrucción es precisa: Si el gobernador atiende y da a conocer acciones de su mandato, los funcionarios no tienen porque hacer lo contrario.

Veremos si el jalón de orejas funciona, y si los servidores públicos cambian de actitud.

 

mena

Related posts

La Casa del Jabonero…El Senado en la manzana más codiciada en Tlaxcala

Redacción 385

La Casa del Jabonero…El PRI en Tlaxcala y su relevo generacional

Redacción 385

La Casa del Jabonero…El PRI en Tlaxcala y la madre de todas las batallas

Redacción 385

Leave a Comment