385 Grados
La casa del jabonero

La Casa del Jabonero: Candidatos, únicos responsables de su triunfo o derrota

En 1998, Joaquin Cisneros Fernández, candidato a gobernador culpó de su derrota al gobernador de su mismo partido, José Antonio Álvarez Lima.

Argumentó que Álvarez Lima propició una reforma electoral para la candidatura común, con la cual el perredista Alfonso Sánchez Anaya obtuvo los votos con partidos coaligados de su triunfo en las urnas.

Esa herida perduró muchos años en Joaquín Cisneros.

Pero Álvarez Lima no se quedó con las ofensas de los seguidores de Cisneros Fernández, y en su último informe de gobierno lanzó mensajes lapidarios: cada candidato es responsable de su triunfo y derrota.

Y eso fue cierto, Joaquín Cisneros inició la campaña con una amplia ventaja en las encuestas sobre el opositor Alfonso Sánchez Anaya, que se esfumó por la desmedida confianza del candidato y su equipo según confían quienes estuvieron inmersos en esa empresa.

Pese a eso, la votación alcanzada por el PRI fue de 142 mil 718 votos, solo poco menos de 8 mil debajo del entonces perredista.

Hoy, Lorena Cuellar Cisneros, candidata vencida a manos del priista Marco Antonio Mena Rodríguez, reproduce el discurso de su tío en la búsqueda de culpables.

 Solamente el búnker de Lorena Cuellar podría dar pistas de los errores cometidos al interior que les costaron la gubernatura.

A cualquiera de los estrategas políticos que la rodearon en su campaña le hubiera resultado ilustrativo el comportamiento de las tres últimas elecciones de gobernador. Donde, ni en su peor momento el PRI como en 1998, tuvo baja votación. En 2016, con el poder en sus manos, no iban a dejarlo tan fácilmente.

En la elección de 1998, en la que la candidatura común le permitió a Alfonso Sánchez Anaya ganar la gubernatura bajo las sigla del PRD, la votación alcanzada por el PRI fue de 142 mil 718 votos.

Seis años después, con la segunda fuga del PRI propiciada por Héctor Ortiz quien ganó con las siglas del PAN, el PRI volvió a obtener 142 mil 797 votos, lo que significa que a pesar de ser oposición, tenía su voto duro.

En 2014 el candidato priísta perdedor de 2010 volvió a competir y ahora ganó con 231 mil 631 votos.

Lorena Cuellar no tomó en cuenta el ascenso del partido que dejó, lo que le costo en las urnas.

Enfrente tenía a un gobernador que según encuestas no es popular o simpático en la población.

Tenía también a un candidato como Marco Antonio Mena que minimizaron en extremo en el círculo lorenista: es el más débil e idóneo para derrotar, se decían entre sí.

¿Qué paso entonces?

Contrario a todos los pronósticos, Marco Antonio Mena hizo una campaña sin grandes confrontaciones. Se sujetó a difundir sus propuestas y aceitar la maquinaria priista.

Lorena no reforzó sus estrategias, y el mensaje enviado a los electores mostraba una candidata agotada antes de terminar la campaña.

Su empatía con el electorado trabajado a lo largo de varios años con su asistencia social no permeó entre la población.

Pero sobre todo, a mi juicio, considero que tuvo muchos ‘generales’ en su campaña y el PRD fue desplazado a una posición inferior y sin toma de decisiones.

Ahora, buscar culpables entre los miembros de su partido, es una tomada de pelo.

Tan fácil: Los errores o aciertos de su campaña son su responsabilidad.

Si hubo traiciones y no lo supo a tiempo, y si también hubo errores y no los detectó, pues también malo.

Lo más coherente es que cierre la página y no pierda a sus electores que confiaron en ella, y trabajar lo que viene.

Al final 4 años ocho se van, y si no se dedica a sembrar para después cosechar, será un craso error.

Ya Mariano González le puso la muestra: Perdió en 2004, y en una segunda oportunidad regresó y ganó la elección en 2010, y ahora hasta el lujo se dio de elegir a su sucesor.

Solo ella tiene el rumbo en sus manos: Sembrar lealtades en lugar de tempestades en su partido, o el que la pueda abanderar en la próxima elección. O dedicarse a que el tiempo cure sus heridas y perder la nominación.

*****

La del estribo…Héctor Ortiz ganó con las siglas del PAN, pero Adriana Dávila jamás perdió el control del partido. Eso obligó al gobernador crear al Partido Alianza Ciudadana. Hoy, si no hay cambios en las siguientes semanas, Lorena Cuellar buscará crear su propio instituto.

*****

La última y nos vamos…Ahora si esta columna es una de las últimas que escribo en este año. Vienen nuevos retos en el periodismo que predica esta casa editora y desde ahí trabajaremos para mantener informado al lector.

Regresa a partir de enero a la Casa del Jabonero, su creador, mi compañero en el surgimiento de www.385grados.com el periodista Edgar García Gallegos, quien ha decidido cerrar un ciclo en la comunicación social, y volver al periodismo.

Hemos reforzado al portal con nuevos espacios en la radio, TV en vivo, y el periodismo ciudadano será el sello de este 2017.

Related posts

La Casa del Jabonero…Las selfies y las niñas tlaxcaltecas con los pedófilos

Redacción 385

La Casa del Jabonero…Las infructuosas marchas del PRD y la caída de su “líder”

Redacción 385

La Casa del Jabonero… ¿Qué mensaje porta Marco Antonio Mena con la prensa?

Redacción 385

6 comments

Leave a Comment