Cuando todo apuntaba a que Cruz Azul se llevaría el resultado en el Clásico Joven, los fantasmas se apoderaron del equipo y terminaron cayendo 3-4, en un partido que La Máquina dominaba tras apenas 45 minutos.

El técnico celeste Tomás Boy no fue capaz de mantener a su escuadra con orden, y una expulsión de uno de sus elementos defensivos, fue el presagio de la debacle y la burla de que es cliente del América.