385 Grados
Reportajes Especiales

Crecen las voces que exigen desaparición de la “Huamantlada”

Un torero se prepara meses para enfrentar a un astado, y aun así en ocasiones pierde la vida. En Huamantla basta ingerir alcohol y saltar al ruedo.

20160820_143644

Constanza GUARNEROS/La derrama económica que se genera con la asistencia de miles de personas a la Huamantlada, es el principal argumento de las autoridades para realizar este evento, al que otros han dado el término de barbarie, y el otro costo es muy elevado, en los hogares que lloran a sus heridos, o en el peor de los casos, velar a sus muertos.

Pese a que quien entra a burlar a los toros sabe que enfrentará a la muerte, la escena dantesca de un aficionado en la edición de este año, con el cuerno del astado en su cuello y la sangre a borbotones, ha generado una repulsa popular de este encierro.

Lo más dramático es que ante la indiferencia, pasividad o mera complicidad por parte de las autoridades, quienes son arrollados o embestidos por los toros, no tienen posibilidades de salvar la vida ante la falta de elementos capacitados para atender a los heridos.

Ese es el caso de Leopoldo N. quien bajo los influjos del alcohol entró de forma torpe a enfrentar a un animal de 400 kilógramos. El resultado fue obvio, y presa fácil recibió un fuerte impacto, y al caer fue penetrado por uno de los pitones. Pese al sangrado abundante de su cuello ante la herida, a su auxilio llegaron elementos de protección civil y voluntarios que al levantarlo sin el mayor cuidado médico, todavía azotaron su cabeza en el montacargas.

 

huamantla

Quienes conocen de primeros auxilios médicos, revelaron a 385 grados que lo primero que tenían que haber hecho es detener el sangrado, pero Leopoldo N. vivió en carne propia la falta de prevención, y hoy desde terapia intensiva de un hospital espera un milagro para recuperarse. Hoy los muertos son interminables, y con ello la Huamantlada está convertida en una sucursal eficiente de los cementerios.

EL RECHAZO POPULAR.

Los diversos videos que circulan en la red social disparó el morbo popular, y las visitas superaron el millón de usuarios.

El objetivo era saciar la curiosidad y ver como Leopoldo era lanzado por los aires y como un toro hizo lo que quiso, ante la mirada de espectadores, que solo atinaban arrojarle cerveza al animal en su cuerpo para ahuyentarlo.

La mayoría de los comentarios que se encuentran en internet, solo reprueban ese tipo de eventos y rememoran los circos romanos.

Taurinos y antitaurinos coincidieron en esta ocasión: es tiempo de acabar con este circo en que se ha convertido la Huamantlada por unos cuantos millones de pesos y atracción de turistas. Un testimonio de un aficionado y secundado por miles de voces es el fiel reflejo de esta repulsa popular, pues estos son los comentarios, “La fiesta Taurina es algo que quiero y respeto. Siempre he estado en contra de la Huamantlada, gracias a este tipo de eventos crecen los ataques a la misma fiesta, la Huamantlada es un acto donde desfila el alcohol y la falta de experiencia y conocimiento al torear un Toro” Y siguen, “Lo único que ha generado es crecer la economía al municipio y habrá que ver a qué costo. Si a alguien se le ocurrió que la Huamantlada sería una copia de la Pamplonada, no olvidemos que en Pamplona existe una cultura taurina mayor que a la que se vive en el municipio de Huamantla, si la intención es crecer el interés por la fiesta taurina, este mecanismo es el menos indicado para ello”.

Las letras son como una sentencia: “Con este evento hacen pensar a las personas en general que al estar al frente de un toro es sencillo. Yo diría entonces en donde queda el valor y dedicación para un torero profesional. Al ver este tipo de eventos hacen ver que es bastante sencillo y solo basta con tomarse unos alcoholes y envalentonarse y meterse a torear y los resultados originales son estos los que vemos en este vídeo.

“Lamentable y triste la pérdida de vidas como esta persona por falta de conocimiento pasa esto, ojalá y esto sea un llamado para tomar el control y parar este tipo de eventos que lo han vuelto turístico y crecimiento económico. Dejo estas líneas a consideración. Ojo nada que ver con lo que realiza un torero profesional quien ha dedicado tiempo para dicha profesión”.

Fueron las palabras cargadas de indignación e impotencia de un inconforme. Habrá que ver qué papel juegan el próximo año el nuevo gobernador de Tlaxcala, Marco Antonio Mena Rodríguez, los nuevos diputados locales, y el alcalde de Huamantla, quien pertenece a la filas del PRI.
LA HISTORIA DE LA HUAMANTLADA HACE 62 AÑOS.

Esta se realizó por primera vez el 15 de agosto de año 1954 y surge a iniciativa de varios aficionados, y entre los cuales están Eduardo Bretón González, Manuel de Haro, Sabino Yano Sánchez, Miguel Corona Medina y Raúl González, el cual acompaño a Jorge Aguilar en su campaña por España y presenció los sanfermines, los cuales por entusiasmo y compromiso de estas personas y varias más, llevaron este encierro en Huamantla.

En sus primeros años era una copia de los encierros de Pamplona, denominándolos PAMPLONADA, el cual consistía en correr los toros desde un corral exprofeso por las calles hasta llegar a la plaza de toros, para que en la tarde fueran lidiados en la corrida principal de la feria.

El cartel de ese primer encierro en Huamantla o pamplonada fueron 6 TOROS de PIEDRAS NEGRAS para Manuel Capetillo, y Jorge Aguilar el Ranchero y Rafael García. Varios años se llevó a cabo de la misma manera, pero al final de la década de los sesenta los matadores empezaron a protestar y no querer lidiar la corrida de ese día, porque en el trayecto de los toros a la plaza no faltaba quien quisiera dar un capotazo o varios , y los toros no llegaban en las condiciones óptimas para una buena lidia, lo cual representaba peligro para el matador.

Así es como cambia el nombre y la forma de pamplonada a Huamantlada y esta última consiste en soltar los toros en la calle, estos toros se compran espacialmente para torearlos en la calle exclusivamente, en cajones a las 12 del día del último sábado de feria, el número de toros fue aumentando igualmente el número de calles y por supuesto la gente que cada año viene es incalculable, de 7 toros que se conformaba en encierro original fue aumentando 10, 12 etc. hasta llegar a 30 y últimamente un promedio de 25 toros por año, como pasó este domingo 21 de agosto del 2016.


Hoy solo es el pretexto de que Huamantla sea la cantina más grande del mundo, y los muertos incrementan cada año.

Related posts

Constata alcalde de Ixtacuixtla terminación de obras públicas en comunidades

Redacción 385

Sector femenino en Tlaxcala, entre trata, violencia intrafamiliar y feminicidios

Redacción 385

Defiende Ricardo Anaya la renta universal a los mexicanos

Redacción 385

1 comment

Leave a Comment