385 Grados
Opinión

Opinión 385… Reciclar o no reciclar

 

Bibián Ordáz Llánes/ En nuestro país se generan actualmente 100 millones de basura sólida, mismos que son depositados en vertederos legales y clandestinos. En tanto, en Tlaxcala se producen entre 950 y mil 50 toneladas de desechos ¡diariamente!

Mientras en países de Europa las ciudades prácticamente ya no producen basura, sino más bien residuos orgánicos e inorgánicos que luego son reciclados o convertidos en composta. México es hoy por hoy el país que más basura pone bajo tierra. Esta práctica, la de enterrar los desechos sólidos municipales en rellenos sanitarios e incluso depositar la basura a cielo abierto, es generalizada en nuestro país y tiene efectos nocivos al medio ambiente.

Este modelo de manejo de la basura, coloca a México como una de las naciones más sucias del mundo, junto con los países de Centroamérica y la India, donde los desechos generalmente son arrojados a cielo abierto o, en el peor de los casos, son incinerados.

Según el Programa para el Medio Ambiente de las Naciones Unidas (PNUMA), en la mayoría de las ciudades pertenecientes a países con ingresos medios y bajos, muchas de ellas ubicadas en América Latina, no se recolecta entre una tercera parte y la mitad de los desechos sólidos generados. En cambio, países como Alemania, Holanda, Suecia y Bélgica prácticamente han eliminado la generación de basura con métodos de reciclado y procesamiento de los residuos.

Según datos del Instituto Nacional de Recicladores (Inare) en 2012 se reciclaron en México 67 millones 810 mil 700 toneladas de desechos, de los cuales 42 millones 102 mil 700 fueron toneladas de residuos sólidos urbanos y ocho millones de fierro.

Asimismo, cobre, 96 mil toneladas; baterías, 144 mil; bronce, 24 mil toneladas; aluminio, 180 mil toneladas; acero inoxidable, 24 mil toneladas; PET, 240 mil toneladas; papel y cartón, 17 millones de toneladas.

El Inare señala que lo que falta a los mexicanos es adquirir una cultura para separar los materiales, “nos apoyaría mucho para que México sea un país con reciclamiento del 100 por ciento de los desechos como lo hacen en otros lugares de Europa”.

Dicho instituto tiene claro que el reciclaje se trata de una economía circulante, en la cual ya se tiene etiquetado para usarse y luego regresar al reciclaje para volver a utilizarse esos mismos productos, “entonces en nuestra economía el sector del reciclaje aporta y seguirá aportando grandes beneficios”.

Sin embargo, en la ciudad de México apenas se recicla el 30 por ciento de los residuos y el resto se oculta bajo tierra. Así, al menos el 70 por ciento de la basura doméstica se está acumulando en el traspatio de las ciudades. En Tlaxcala no existen datos certeros acerca de qué cantidad de los desperdicios que generamos a diario se reciclan. Lo que sí sabemos es que gran parte de las más de mil toneladas de basura diarias que producimos van a parar a los rellenos sanitarios que operan en el estado, otro tanto va a parar a las barrancas o al afluente del Zahuapan de forma clandestina.

Cuando uno adquiere un producto que viene contenido en un empaque de plástico, cartón, vidrio o aluminio, está comprando además del producto, un material que tiene un precio. Pero si este envase es mezclado con basura orgánica y otros desechos no reciclables, se dificulta su recuperación.

Tirar basura es desperdiciar oportunidades de prosperidad. Así lo demuestran los exitosos programas que han logrado generar riqueza gracias a la basura y que actualmente se aplican en Alemania y otros países, o bien en naciones con gran avance tecnológico como Estados Unidos.

Cierto es que el manejo de los residuos sólidos municipales es muy complicado y abarca áreas diversas como la tecnológica hasta los ámbitos de la legislación que puedan propiciar en la población un cambio cultural para hacer conciencia sobre la separación de la basura, su reciclaje y aprovechamiento comercial. Pero también es cierto que si no hacemos nada respecto del destino que se le da a la basura que producimos, el futuro cercano no es halagador. No es exagerado afirmar que si permanecemos pasivos ante este problema mañana la basura nos ahogará.

Recuerden que: “Vivimos en este planeta como si tuviésemos otro al que ir”. Terri Swearingen.

Related posts

Opinión 385… Formando acosadores

Redacción 385

Ley General de Educación Superior: ¿cambios insuficientes?

385 Grados

Materia Oscura… Con Arturo J. Martínez

Redacción 385

5 comments

Leave a Comment