385 Grados
Opinión

Opinión 385… ¿Cambiar, para qué?

Bibián Ordáz Llánes/ ¿Qué responsabilidades tienen los jóvenes en la acción política de un país?, ¿hasta dónde deben comprometerse y actuar para construir una comunidad, un municipio, un estado y un país solidario, justo y que persiga el bien común? 

Para muchos de ellos la política es un mundo ajeno a sus actividades cotidianas, un pantano donde unos y otros se enfrentan por el poder; es un oficio donde la ley del más fuerte vale más que la consecución del bien común.
Cierto que muchos políticos en México están desprestigiados, los partidos no tienen credibilidad y vemos cómo pasa el tiempo y los cambios o mejoras prometidas en campaña no llegan. Si a esto le sumamos el descontento y la frustración que conlleva vivir en medio de la inseguridad, con desempleo, en el mundo de la corrupción, se vuelve un caldo de cultivo propicio para la apatía y el individualismo.
Sin embargo, la política es la acción de involucrarse en las decisiones de lo público, es decir, en lo que a todos, como sociedad, nos interesa. Hacer política es colaborar en una comunidad; hacer política es participar en una asociación civil; hacer política es ayudar a los desprotegidos; hacer política es influir para que las cosas cambien.
Los jóvenes están acostumbrados a la velocidad, al dinamismo, a las imágenes, a que las cosas cambien continuamente, pero ¿qué hacen para que las circunstancias de nuestro país se transformen con la misma velocidad? ¿Qué hacen por los que menos tienen? ¿Qué hacen para influir en los políticos?
Muchos jóvenes de hoy no hacen mucho, es por ello que es necesario motivarlos para que crucen la línea de la pasividad, para que salgan de su zona de confort.
México es un país con mucho potencial, gran parte de su población es gente joven, el cambio está en sus manos. La apatía y el interés particular, o la solidaridad y la cooperación en comunidad. Lo primero puede satisfacer sus necesidades, lo segundo les hará felices.
Hoy, los jóvenes y la sociedad toda, tenemos la oportunidad realmente de iniciar la transformación de nuestro entorno. Tenemos que acabar con las simulaciones y actuar para que los cambios prometidos se hagan realidad.
Es justo reconocer que las autoridades locales recientemente electas no podrán por sí solas concretar las promesas que hicieron en campaña, requieren de nuestra colaboración para hacer de este estado, de este municipio, de esta comunidad, un lugar más justo, más próspero y más humano, en donde todos vivamos con tranquilidad.
Tenemos que participar en la comunidad, de influir positivamente en nuestros respectivos ámbitos: en la casa, en los centros de trabajo, en las escuelas. Colaborar en el entorno para que construyamos un mejor estado, un mejor municipio, una mejor comunidad.
Los jóvenes ya no son el futuro de este país, son el presente. Las cosas deben cambiar ahora, no mañana, ha llegado la hora de dejar la apatía.
El futuro se construye hoy y nosotros somos los arquitectos de nuestro propio destino. No podemos pensar en cambiar a nuestra comunidad, a nuestro municipio a Tlaxcala y a México si no cambiamos nosotros.
Recuerden que: “Todos piensan en cambiar el mundo, pero nadie piensa en cambiarse a sí mismo”. Alexei Tolstoi.

Related posts

Todas Caben… Bibián Ordáz Llánes

Redacción 385

Opinión 385…Innovación empresarial con José Carlos Gutiérrez en Coparmex

Redacción 385

Cuarta transformación… ¿Educativa?

385 Grados

Leave a Comment