385 Grados
Opinión

Opinión 385… Apuntes con Claudio Cirio Romero

Clinton Vs. Trump, el Show

Un comentario en el feis de mi amigo Gonzalo Pérez, excelente fotógrafo él, me hace escribir estos Apuntes, lanzando mi mirada hacia los Estados Unidos de Norteamérica, ahora que ha empezado el show business de las campañas presidenciales.
Se han celebrado ya las Convenciones de los dos partidos, la del Republicano en Clevelan, Ohio y la del Demócrata en Philadelphia. Donald Trump y Hillary Clinton han sido electos formalmente en ellas, luego del proceso de elecciones primarias, como sus candidatos presidenciales.
La horse race rumbo a la Casa Blanca (la de Washington, no la de Peña) como tradicionalmente viene ocurriendo desde siempre, es parejera. Dos aspirantes nada más dentro del Sistema bipartidista y de mayoría simple. Cuestiones que son ignoradas por mucha gente de fuera de ese país, admirado y temido, digamos después del fin de la segunda guerra mundial.
En México sin embargo siempre nos llama la atención la elección de su presidente y por lo regular opinamos a partir de nuestras preferencias político-ideológicas. El binomimo partidista norteamericano se ubica entonces como liberal hasta de izquierda al Partido Demócrata y hacía la derecha conservadora y extrema, al Partido Republicano.
Se presenta entonces a los ciudadanos estas dos opciones prácticamente únicas y los candidatos tienen unos tres meses para recorrer la Unión con sus propuestas y tratar de convencerlos para que voten por ellos. En esas giras, que es un derroche de dinero y recursos humanos, ocurrirán un sinfín de situaciones, casi como un reality show, o concurso de haber quien hace las mejores promesas, que después nadie recordará (menos ellos) y comete el menor número de errores.
La contienda abarcará todas las ciudades norteamericanas con la visita de ambos candidatos, desde luego dándole mayor importancia a los estados que tienen el mayor número de “votos electorales”, asignados proporcionalmente a su población. Porque hay que recordar eso. Los ciudadanos norteamericanos no eligen directamente a su presidente, sino a representantes al Colegio Electoral. Así el candidato que obtenga 270 de los 538 miembros de dicha instancia prácticamente asegura la nominación.
De esa manera la lucha por los estados con mayor número de tales representantes llega a ser feroz y no exenta de la llamada campaña sucia, es decir estrategias para desprestigiar al oponente magnificando sus debilidades. Así se habla de California con 55 de ellos, Texas con 38 o Nueva York y Florida con 29, como estados claves en la contienda, ya quien gane en esos estados, así sea con un solo voto de diferencia se queda con el total de esos representantes para su partido. Por lo regular el llamado “voto popular” es decir la votación total válida, coincide con el “voto electoral”, aunque en la contienda entre Al Gore y George W. Bush en el 2000 no ocurrió de esa manera, ya que el Demócrata ganó el mayor voto popular (48.38% contra 47.87) pero el republicano fue ungido con exactamente 271 votos electorales, luego de un recuento de votos en Florida.
Un sistema político y un sistema electoral en el que fundamentalmente el dinero que se mueve en dichas campañas es el que determina al ganador. Por eso Bernie Sanders, no pudo llegar a la candidatura demócrata, ya que el Senador (autodenominado como socialista) por el estado de Vermont, no contó con el apoyo de los grandes donadores de capital, ya que sus propuestas son más bien radicales, es decir van a la raíz de los problemas de esa caótica sociedad.
En esa locura es que el fenómeno mediático de Donald Trump se cierne como una seria amenaza a las políticas demócratas recientes aplicadas por Barak Obama. Y en México algunos se espantan y otros toman a broma su propuesta-intención de construir un muro en la frontera con nuestro país (que pagaremos nosotros mismos dice él) para detener a los migrantes del sur.
La pregunta, simple y por lo tanto proclive al error, que tendrán los ciudadanos norteamericanos es si prefieren la llegada, por primera vez en su historia (igual que en el caso del actual presidente pero en términos de la raza) de una mujer o la de un ultraconservador.
Nota al margen. El sábado 30 de julio próximo, en las oficinas de morena Tlaxcala (Calle Volcanes No. 16, Col. Vista hermosa, Ocotlán) a las diez de la mañana, estará Paco Ignacio Taibo II, hablando de formación política; yo creo que es una buena oportunidad para escuchar la antisolemnidad valiente de este gran escritor mexicano.
e- mail: ccirior@yahoo.com.mx
Twitter: @ccirior

Related posts

Pase de lista FONE: lo absurdo, lo ridículo

385 Grados

Minerva Hernández, la #LADYSUPUESTOS con Aurora Arenillas

Redacción 385

Todas Caben… No pidas si no das

Redacción 385

2 comments

Leave a Comment